Archivo de la etiqueta: dietista

Triada en la mujer deportista

triada-en-la-mujer-deportista

La triada de la mujer deportista comprende tres síntomas clínicos que se dan en las mujeres deportistas con un porcentaje de grasa corporal demasiado bajo. Cada vez es más frecuente que nos encontremos con un mayor número de mujeres que la padecen y es de vital importancia detectarlo a tiempo para poder ponerle remedio.

¿Qué es la triada en la mujer deportista?

Es un síndrome que se diagnostica cuando coexisten tres factores:
  • Baja disponibilidad energética. Con o sin presencia de trastorno de la conducta alimentaria (TCA). Implica una ingesta alimentaria inferior al gasto realizado.
  • Alteraciones menstruales: amenorrea. Retrasos en la aparición de la primera menstruación (menarquia).
  • Baja Densidad Mineral Ósea (DMO). Favoreciendo el desarrollo de osteoporosis u osteopenia.

Muchas veces no se presentan estos tres factores al mismo tiempo, sino que tienen uno o dos de ellos. No obstante, el principal causante de la triada suele ser la baja ingesta calórica, que termina desencadenando desordenes endocrinos entre los que se encuentran las alteraciones menstruales y los problemas de osificación de las deportistas.

Esta ingesta tan baja de calorías puede deberse, tal y como comentábamos, por un TCA, pero también puede ocurrir de forma inintencionada cuando el gasto energético que realiza la deportista entrenando es demasiado elevado y su alimentación no está adaptada a esto.

Síntomas de la triada en la mujer deportista

Entre los múltiples síntomas que se desarrollan podemos destacar:

  • Fatiga.
  • Anemia.
  • Problemas de concentración.
  • Bajo rendimiento.
  • Mayor riesgo de fracturas óseas.
  • Mareos.
  • Sensación de frío.

Las consecuencias de no diagnosticar y tratar la triada pueden ser potencialmente irreversibles, por ello es fundamental un adecuada prevención que incluya controles médicos, educación alimentaria, junto con un adecuado planteamiento del entrenamiento. Es esencial instaurar hábitos dietéticos saludables y seguir una alimentación que cubra las necesidades energéticas y nutricionales de la mujer.

SOLICITAR CITA CON LA NUTRICIONISTA DE «ICONICA SERVICIOS MÉDICOS» (VIGO)

Consulta con  nuestra nutricionista cualquier duda que tengas. Puedes pedir cita previa en nuestra clínica de Vigo a través del siguiente formulario:

    Nombre *

    Apellidos *

    Email *

    Teléfono

    Especialidad *

    Fecha *

    Hora *

    Comentarios

    He leído y acepto las condiciones de Aviso legal y de la Política de Privacidad

    Ayuno intermitente

    que-es-el-ayuno-intermitente

    Últimamente hemos oído hablar mucho en los medios de comunicación sobre el ayuno intermitente, lo que os ha despertado múltiples dudas, por lo que decidido realizar un pequeño post hablando sobre este tema.

    El ‘ayuno intermitente’ consiste en incluir en nuestro día espacios de tiempo más prolongados en los que no ingiramos alimentos. El ayuno como tal lo realizamos todos de forma natural cada noche, desde la cena hasta el desayuno del día siguiente. ¿Problema? Pues que en nuestra sociedad tendemos a cenar tarde, o a picotear justo antes de meternos en cama, por lo que ese periodo de ayuno es relativamente corto. El objetivo del ayuno intermitente consiste en alargar más este espacio de tiempo sin ingerir alimentos.

    Tipos de ayuno intermitente

    Es necesario adaptarlo, ya que existen múltiples enfoques, yo os voy a hablar de los más utilizados.

    • Estrategia 12/12: Significaría: 12 horas de ayuno y 12 h comida. Un ejemplo donde se cumpliría este patrón sería cenar a las 21.00 y desayunar a las 9.00
    • Estrategia 16/8: Significaría: 16h de ayuno y 8h comida. Otro ejemplo donde se cumpliría este tipo de ayuno sería cenando a las 21.00 y comiendo a la 13.00.

    Beneficios del ayuno intermitente

    Algunos estudios asocian el ayuno intermitente con un aumento de la autofagia, reducción de la inflamación y mejora de la sensibilidad a la insulina.

    ¿Adelgazas siguiendo el ayuno intermitente?

    Depende. Puede ayudar a perder peso si existe un déficit calórico, como con cualquier dieta en la que nuestro objetivo sea adelgazar, pero no es algo inherente del ayuno intermitente y no tiene porqué ocurrir.

    ¿Qué podemos beber durante el ayuno intermitente?

    Líquidos acalóricos: café solo, agua, té o infusiones. Siempre sin azúcar y sin acompañarlos de lácteos o bebidas vegetales.

    ¿Es para todo el mundo?

    Desde luego, NO. Dentro de la población general, podría funcionarle a algunas personas, pero a muchas otras podría causarles más ansiedad pasar tantas horas sin comer, siendo contraproducente si en los momentos del día en los que te alimentas lo haces de forma poco saludable o con ansiedad.

    Además, no se recomienda su realización en niños, embarazadas, personas que tienen o han tenido un Trastorno de la Conducta Alimentaria (TCA) o pacientes con diabetes, ya que en estos últimos hay un mayor riesgo de hipoglucemias.

    En conclusión, me gustaría remarcar que el ayuno intermitente no es ningún milagro, ni tampoco un ataque contra la salud de las personas sin patologías que deciden realizarlo. Debemos tener presente que el ayuno intermitente no nos exime de llevar una dieta saludable, no es una estrategia para compensar excesos, ni para comer de forma insana en los periodos marcados para ingerir alimentos.

    Lo importante es adaptar nuestra alimentación e individualizarla. Si no quieres, no tienes porque estar contando las horas que llevas de ayuno, al final lo que va a tener un mayor impacto en nuestro organismo es si  los alimentos que ingerimos son de calidad y si el patrón dietético que estás llevando se adapta a tu vida y a tus gustos. Dejemos de seguir modas y empecemos a escuchar más a nuestro cuerpo, ya que aunque aporte beneficios, estos también los podemos conseguir siguiendo una dieta saludable sin necesidad de estar controlando las horas que llevamos sin alimentarnos.

    SOLICITAR CITA CON LA NUTRICIONISTA DE «ICONICA SERVICIOS MÉDICOS» (VIGO)

    Consulta con  nuestra nutricionista cualquier duda que tengas. Puedes pedir cita previa en nuestra clínica de Vigo a través del siguiente formulario:

      Nombre *

      Apellidos *

      Email *

      Teléfono

      Especialidad *

      Fecha *

      Hora *

      Comentarios

      He leído y acepto las condiciones de Aviso legal y de la Política de Privacidad

      HABLEMOS DE LAS GRASAS: GRASAS POLIINSATURADAS (PARTE IV)

      Tras nuestro post sobre las grasas monoinsaturadas, ahora les toca el turno a sus compañeras de grupo, las grasas poliinsaturadas, famosas por encontrarse tanto en productos de origen vegetal, como los frutos secos, como en los de origen animal, como los pescados azules. Si te interesa, no dejes de leer.

      Existen muchos alimentos ricos en ácidos grasos poliinsaturados, pero no todos ellos tienen el mismo impacto en nuestra salud. Dentro de las grasas poliinsaturadas encontramos dos tipos de ácidos grasos mundialmente conocidos: el Omega 3 y el Omega 6, dos tipos de ácidos grasos esenciales que nuestro organismo necesita ingerir para mantener un buen estado de salud.

      ¿Qué es el Omega 3?

      Los principales ácidos grasos Omega 3 son tres:

      • el ácido linolénico (ALA),
      • el eicosapentaenoico (EPA) y
      • el docosahexaenoico (DHA).
      Su aporte a través de la dieta nos ayuda a reducir la inflamación y a mantener un correcto funcionamiento del organismo en general, encontrándose beneficios tanto en nuestro sistema nervioso, como a nivel cardiovascular e inmunológico.

      ¿Qué es el Omega 6?

      Los Omega 6, son derivados del ácido linoleico, necesarios también para un correcto funcionamiento del organismo, pero que en exceso favorecen los procesos inflamatorios.

      Por ello es necesario que exista una correcta proporción de estos dos tipos de ácidos grasos para poder mantener una salud de hierro. Se estima que el ratio de aporte de Omega 6 / Omega 3 debería encontrarse en torno a 1:1 o 4:1 ¿Cuál es la realidad? Pues que el consumo medio se encuentra en torno al 10:1 o incluso el 20:1. Esta descompensación entre el aporte de Omega 6 y 3 favorece la inflamación y el deterioro general de nuestra salud, por ello debemos recuperar el equilibrio entre ambos ¿Cómo lo conseguimos? Reduciendo fundamentalmente el aporte de procesados ricos en aceites vegetales refinados de mala calidad, evitando las frituras con este tipo de aceites y consumiendo alimentos ricos en omega 3 como los que os indicamos en la tabla inferior.

      ¿Dónde encontrar el Omega 3 y el Omega 6?

      Omega 3   Omega 6
      Frutos secos: especialmente las nueces Aceites vegetales refinados (girasol, maíz, soja…)
      Pescados azules Frutos secos
      Semillas de lino y chía Semillas y aceites de semillas
      Pipas de calabaza

      En nuestro próximo post hablaremos sobre el último tipo de grasas que nos quedan por explicar, las trans ¿Estáis preparados?

      SOLICITA CITA CON LA NUTRICIONISTA DE «ICONICA SERVICIOS MÉDICOS» (VIGO)

      Consulta con  nuestra nutricionista cualquier duda que tengas sobre la dieta más recomendable para ti. Puedes pedir cita previa en nuestra clínica de Vigo a través del siguiente formulario:

        Nombre *

        Apellidos *

        Email *

        Teléfono

        Especialidad *

        Fecha *

        Hora *

        Comentarios

        He leído y acepto las condiciones de Aviso legal y de la Política de Privacidad

        Hablemos de las grasas: grasas monoinsaturadas (parte III)

        grasas-monoinsaturadas-vigo

        Siguiendo nuestro trayecto por el mundo de las grasas nos toca adentrarnos en el mundo de las grasas insaturadas, las cuales se dividen en dos subtipos:

        a) las grasas poliinsaturadas y

        b) las monoinsaturadas.

        Hoy vamos a hablar de estas últimas, así que, si te interesa, continua leyendo.

        Existen muchos tipos de ácidos grasos monoinsaturados, el más famoso de ellos, el ácido oleico, presente en nuestro tan apreciado aceite de oliva, pertenece a este grupo de lípidos tan beneficiosos para nuestra salud.

        ¿ÁCIDOS GRASOS MONOINSATURADOS: DÓNDE ENCONTRARLOS?

        Estas grasas proceden principalmente de alimentos vegetales tales como:

        • El aguacate.
        • La aceituna.
        • Las almendras.
        • Aceite de Oliva.
        • Aceite de Aguacate.

        BENEFICIOS DEL CONSUMO DE GRASAS MONOINSATURADAS

        Entre los múltiples beneficios que se han encontrado en las dietas con un alto contenido en este tipo de grasas encontramos:

        1) Disminución del riesgo cardiovascular

        Las grasas monoinsaturadas ayudan a reducir el riesgo de padecer problemas cardiovasculares, favoreciendo la disminución del colesterol LDL (“colesterol malo”) y aumentando el HDL (“colesterol bueno”).

        Además se ha observado que los fitoesteroles presentes por ejemplo en el aceite de oliva ayudan a reducir la absorción intestinal del colesterol.

        2) Mejora de la sensibilidad a la insulina

        La insulina es la hormona encargada de controlar los niveles de glucosa en sangre, se ha observado que las dietas ricas en grasa monoinsaturada ayudan a mejorar el control de la glucosa y la sensibilidad la insulina, favoreciendo en definitica un mayor control de la glucemia.

        3) Reducción de la inflamación

        Varios estudios han encontrado relación entre el consumo de aceite de oliva y la disminución de los marcadores inflamatorios (PCR, IL-6 o TNF-α) en sangre.

        A pesar de sus beneficios, debemos puntualizar que no basta con incluir los alimentos ricos en grasas monoinsaturadas en nuestra dieta para estar saludables. Para lograr una mejora de nuestra salud debemos evitar todos aquellos productos ricos en grasas de mala calidad y azúcares. De nada poco vale incluir aceite de oliva en nuestra comida si la cena consiste en una pizza precocinada y la merienda un bollito de chocolate repleto de azúcar y grasas trans, de la que hablaremos próximamente.

        SOLICITA CITA CON LA NUTRICIONISTA DE «ICONICA SERVICIOS MÉDICOS» (VIGO)

        Consulta con  nuestra nutricionista cualquier duda que tengas sobre la dieta más recomendable para ti. Puedes pedir cita previa en nuestra clínica de Vigo a través del siguiente formulario:

          Nombre *

          Apellidos *

          Email *

          Teléfono

          Especialidad *

          Fecha *

          Hora *

          Comentarios

          He leído y acepto las condiciones de Aviso legal y de la Política de Privacidad

          Motivos para reducir el consumo de azúcar de nuestra dieta

          nutricionista-vigo-motivos-para-reducir-consumo-de-azucar-banner

          No es algo novedoso que escuchemos esta frase “el azúcar es malísimo deberías evitarlo en tu dieta” o “no comas esa galleta, está repleta de azúcar”… Todos hemos interiorizado que el azúcar es malo, pero realmente ¿sabes por qué lo es?. ¿Tienes claro el motivo por el que no debemos abusar de él?

          Cuando hablamos de evitar el azúcar, nos referimos siempre al azúcar libre o añadido, nunca nos estamos refiriendo a los azúcares presentes de forma natural en alimentos como la fruta (fructosa) o los lácteos (lactosa). Estos últimos forman parte de la matriz del alimento y no causan daños a nuestra salud, salvo en situaciones puntuales, como puede ser el caso de una persona que padece intolerancia a la lactosa y el consumo de productos lácteos le causa molestias digestivas, en este caso debemos seleccionar productos sin lactosa o evitar los lácteos.

          Sigue leyendo

          Cómo cuidar nuestra dieta durante la desescalada

          dietas-para-la-desecalada

          Ahora que empieza la desescalada y podemos empezar a salir, entre otras cosas, para hacer ejercicio o dar paseos, siguiendo las recomendaciones y las pautas dictadas, debemos prestar especial atención también a nuestra alimentación para estar saludables y poder retomar nuestra rutina diaria en las mejores condiciones.

          Durante el confinamiento hemos tenido la obligación de permanecer en casa, rompiendo nuestra rutina por un bien mayor, evitar la propagación del virus. Esto favoreció en muchas personas un aumento de la ansiedad, siendo la comida, sobre todo la ultraprocesada, de mala calidad nutricional, uno de los medios a los que más se recurrió.

          Sigue leyendo

          «Navidades Saludables. Cómo comer sano y rico». Charla de Nutrición

          nutricionista-vigo-navidades-saludables-como-comer-sano-y-rico

          Organización de la charla ‘Navidades Saludables. Cómo comer sano y rico’

          Sigue leyendo

          Una dieta vegana ¿es saludable?

          Cómo-llevar-una-dieta-vegana-saludable

          DIETA VEGANA: ¿MÁS O MENOS SALUDABLE?

          Cada vez encontramos más y más personas que siguen la dieta vegana. ¿En qué consiste esta dieta? Del mismo modo que los vegetarianos, los veganos excluyen de su alimentación la carne y el pescado, pero a diferencia de los ovo-lactovegetarianos tampoco consumen huevos, lácteos o miel. Eliminando por lo tanto cualquier producto de origen animal de sus dietas y basando toda su alimentación en productos de origen vegetal. Sigue leyendo

          6 consejos para aumentar el consumo de verduras

          6-consejos-para-aumentar-el-consumo-de-verduras

          Las verduras forman parte de cualquier dieta saludable, puesto que en estos alimentos residen una gran cantidad de vitaminas, minerales, fibra y antioxidantes que nos ayudan a preservar nuestra salud y evitar la aparición de múltiples enfermedades. Sigue leyendo

          ¿Sigues la dieta Mediterránea? Hazlo!

          beneficios-de-la-dieta-mediterranea

          La dieta mediterránea está catalogada por la Organización Mundial de Salud (OMS) como uno de los modelos dietéticos más saludables debido a su elevado aporte de vegetales, grasas saludables y productos integrales, que junto con un bajo consumo de carnes rojas, cereales y grasas refinadas, ha demostrado ser una de las dietas más beneficiosas para evitar o reducir el riesgo de padecer enfermedades de alta prevalencia en nuestra sociedad, como es el caso de las enfermedades cardiovasculares. Sigue leyendo